La última locura americana: ‘detox’ íntimo

Los baños de vapor vaginales son una creciente moda en Estados Unidos. Sus defensores aseguran tienen numerosos efectos beneficiosos. ¿Pero cuánto hay de cierto en ello?

Esta es la primera colaboración de Marta Palomo con Buena Vida, suplemento del periódico El País.

*

Si por una de esas casualidades de la vida, en sus siguientes vacaciones se encuentra en California buscando nuevas emociones, siempre puede dirigirse al Tikkun Holistic Spa, donde por unos módicos 40 euros, sus bajos en general y su vagina en particular, disfrutarán de 30 minutos de baño de vapor con presuntos efectos medicinales. Estos vapores, que hoy hacen las delicias de las norteamericanas más cool, tienen su origen en la medicina ancestral coreana, donde son llamados chai-yok. Su práctica es sencilla: disponer en agua hirviendo toda una serie de plantas y sentarse encima a horcajadas sin ropa interior y una toalla alrededor de la cintura para concentrar el vapor.

Como el calor dilata los vasos sanguíneos, se supone que este tratamiento aumenta la irrigación y la oxigenación de la vagina, a la vez que facilita que las especies botánicas utilizadas produzcan su efecto. ¿Qué hay de mito y realidad tras esta práctica? “Las propiedades de las plantas no dependen solo de la planta en sí, sino de cómo, para qué y en qué cantidad se utiliza”, asegura Salvador Cañigueral, profesor titular de Farmacognosia y Fitoterapia de la Universidad de Barcelona. “Por ejemplo, es cierto que las lentejas llevan mucho hierro, pero si te las colocas encima de la nariz no hacen nada, te las has de comer”, expone.

El abanico de beneficios que las empresas que ofertan estos baños anuncian es tal, que si fueran ciertos deberían convertirse en la primera línea de acción de cualquier ginecólogo. A saber: sus defensores aseguran que normalizan reglas dolorosas e irregulares, curan infecciones, estimulan la producción de hormonas en el útero y liberan el cuerpo de toxinas, entre un largo etcétera (…)

*

Seguir leyendo en Buena Vida, El País.

mm

Publicado por Marta Palomo

Investigadora postdoctoral y periodista científica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *