19 razones contra la existencia del alma

Hay innumerables razones científicas que cuestionan la existencia de un alma espiritual. Aquí recogemos 19 de ellas.

El café de la mañana basta para convertirme en una persona distinta. Un déjà vu es básicamente una epilepsia del lóbulo temporal. Puedes ser un tipo tranquilo llamado Phineas Gage y sobrevivir con una barra de hierro atravesada en tu cabeza; pasarás a ser, sin embargo, un tipo impulsivo, poco menos que violento. Sustituye esa barra por una degeneración en tu lóbulo frontal y quizás seas un anciano que se pasea desnudo por los pasillos del hospital.

Hay niñas sospechosamente parecidas a la de El exorcista. La causa es la presencia de un anticuerpo. Se tratan con inmunosupresores.

Los corticoides son, en cierto modo, un tipo de inmunosupresores. A veces provocan psicosis.

Si te paseas desnudo por el hospital quizás no seas anciano ni tengas una degeneración frontal: la amígdala cerebral es una pequeña zona del cerebro con forma de almendra que se altera en el síndrome de Kluver-Bucy y que puede dar lugar a hipersexualidad.

Si no te emocionas al ver a tus familiares, si no los reconoces y piensas que han sido reemplazados por dobles y son unos impostores, seguramente sufras el síndrome de Capgras. Ten por seguro que tu amígdala tampoco estará del todo bien.

(Aunque quizá sería peor no tenerla, como SM, esa mujer incapacitada para sentir el miedo y que nadie se explica cómo es que ha logrado sobrevivir.)

Los niños hiperactivos a veces se tratan con anfetaminas.

El hambre, el ayuno o cambios en los niveles de insulina pueden dar lugar a una irritabilidad casi incontrolable.

Una lesión en las vías motoras puede dar lugar a lo que se conoce como parálisis pseudobulbar y, aunque no lo esperes, a que empieces a reír o a llorar sin motivo alguno y sin que apenas puedas parar.

El acúmulo de una proteína basta para perder la memoria. Y la identidad.

Parece claro que no hay sentimientos sin conciencia. Pero, siguiendo con Damasio, también que todo sentimiento es en el fondo la lectura de una sensación del cuerpo (piensen en las mariposas en el estómago. Piensen en lo que sucede cuando no las hay.)

Una activación excesiva del caudado, un núcleo cerebral, provoca un trastorno obsesivo-compulsivo. Una terapia con electrodos puede revertirlo. Los electrodos también revierten a veces las más graves depresiones.

Con sólo una cámara pueden trasladar la sensación de tu cuerpo al de una muñeca Barbie.

Pequeños infartos pueden acabar con la capacidad de hablar. Ese rasgo tan humano.

Para que los niños puedan ponerse en el lugar de otro debe desarrollarse lo que se conoce como unión temporoparietal. Esto nunca sucede antes de los tres años.

Un poco de litio basta para estabilizar a Carrie.

Hasta aquí son diecinueve las razones. Si se fijan ninguna quita que, como decía Sabina, sigamos teniendo amigos, que tengamos los trenes, la risa, los bares.

Ni los motivos ni las razones, en cualquier caso, son menos de cien.

*

Publicado por Jesús Méndez

Escritor y periodista científico. MD, PhD

  1. […] (Ante el estreno de "Del revés") 19 razones contra la existencia del alma Hay innumerables razones científicas que cuestionan la existencia de un alma espiritual. Aquí, 19 de ellas. etiquetas: del revés, alma, cerebro, emociones usuarios: 1   anónimos: 0   negativos: 0   compartir: sin comentarios cultura karma: 6 (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); […]

  2. Puedo aceptar que no exista el alma. No puedo aceptar que me quieran explicar que por que el coche se pueda estropear, no hay un conductor al volante que no puede controlar todo lo que le sucede al coche.

Comentarios cerrados.