La deuda climática de pájaros y mariposas

La velocidad de ascenso hacia el norte de la temperatura en Europa es mayor que el ritmo de migración de mariposas y aves.


Las mariposas y las aves ya no son capaces de mantener el ritmo del cambio climático. Mientras que en Europa el rango de temperatura ha ascendido 250km hacia el norte en los pasados 20 años, los pájaros y las mariposas sólo lo han hecho 37km y 144km respectivamente. Según un estudio publicado por científicos europeos el pasado mes de enero en la revista Nature Climate Change estos animales están acumulando una gran deuda climática.

El cambio climático tiene profundos efectos sobre la distribución de plantas y animales, pero todavía existen pocos datos que abarquen largos períodos de tiempo. Esto hace que sea difícil tener un registro de cómo los distintos grupos taxonómicos responden a estos cambios de temperatura y de sus consecuencias. En el caso de mariposas y pájaros europeos ya hay datos más que suficientes.

Un grupo de científicos europeos ha investigado durante dos décadas cómo el cambio climático ha afectado a 9.490 comunidades de pájaros  y 2.130 de mariposas distribuidas a lo largo de Europa. Los resultados muestran que, entre 1990 y 2008, la temperatura media europea se desplazó hacia el norte más rápido que las comunidades de estos animales. “Un organismo está adaptado a la zona donde vive pues ésta le ofrece condiciones óptimas para su metabolismo, alimentación y hábitos reproductivos. Si las temperaturas se desplazan los animales lo han de hacer al mismo ritmo con tal de mantener el óptimo térmico. El problema es que, en este caso, no lo logran. A este desfase o retraso lo llamamos deuda climática” explica a Público el biólogo y coautor del estudio Constantí Stefanescu.

Y es que la respuesta adaptativa a los cambios de temperatura depende de muchos factores, como por ejemplo, las barreras del propio paisaje y las características de cada especie “el hecho de que la deuda climática sea mayor en pájaros que en mariposas probablemente viene condicionado porque las aves tienen ciclos de vida más largos y por lo tanto la respuesta poblacional es más lenta” aclara Stefanescu “y este hecho seguramente es extrapolable a muchos otros grupos”.

Los resultados de este estudio van más allá de descubrir la respuesta específica de pájaros y mariposas, “la filosofía de estos programas de seguimiento es tener bioindicadores que nos permitan entender el cambio global que se está produciendo” puntualiza Stefanescu. Todos los animales están interrelacionados en la cadena alimentaria por lo que los cambios en unas pocas especies pueden afectar a muchas otras.

Para la elaboración de este estudio ha sido necesaria la participación de miles de voluntarios en siete países europeos que han colaborado desinteresadamente en la identificación de las distintas especies de estos animales. Esta investigación se enmarca en los proyecto MONTES, que lidera el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales, BIOCAT-BB del Ministerio de Ciencia e Innovación y del proyecto europeo SCALA.

Este artículo fue publicado en la sección de ciencias del Diario Público con el título: El calentamiento puede con pájaros y mariposas.

mm

Publicado por Marta Palomo

Investigadora postdoctoral y periodista científica